MANTENER LAS TASAS DE SEGURO ESTABLE